NACIMIENTO DEL SISTEMA DECIMAL DE YOSEMITE

En 1937 los escaladores del Sierra Club habían adoptado el sistema de graduación europeo, desarrollado en los años veinte  por el escalador alemán Willo Welzenbach.

Las paredes en las que hacía falta cuerda se dividían en tres clases: 4, 5 y 6. Una escalada fácil en la que no hacían falta clavos era Clase 4; si éstos eran necesarios para progresar en artificial, la ruta era de Clase 6. así pues, la Clase 5 englobaba todas las escaladas en las que se usaban los clavos como protección (llamada escalada libre).

Robbins y su compañero de cordada Don Wilson, decidieron distinguir en la Clase 5 diez subdivisiones, del 0 al 9. una vía graduada 5.0 correspondía a una escalada fácil y que se podía proteger bien con clavos; 5.5 estaría en un término medio; 5.9 era la graduación reservada para la ruta más dura de todas. Este sistema decimal se extendió velozmente por California y por el resto del país, llegando al Valle hacia 1956.

Mucho después sería conocido como YDS (Yosemite Decimal System). A finales de la década de los cincuenta, Powell ideó la graduación en números romanos, y empleó la palabra grado en vez de clase. El Grado I indicaba una vía muy corta, que podía realizarse en unas pocas horas; podía ser muy difícil pero no llevaba mucho tiempo. Los siguientes dos niveles, Grados II y III correspondían a vías más largas y comprometidas; la mayoría llevaban casi todo el día. La escalada de un día o uno y medio era grado IV.

Las rutas todavía más exigentes, como la del Sentinel, se catalogaban de Grado V… Dos vías podían tener la misma graduación 5.8, pero ahora todo el mundo entendía la diferencia entre un I, 5.8 y un IV, 5.8. Hacia 1961 el sistema de Powell ya se empleaba habitualmente, y todavía hoy sigue en uso.

Y finalmente la subdivisión en 4 letras a partir del 5.9 …5.10d y… 5.10c fue ideada por Jim Bridwell a principios de los setenta, cuando ya el nivel de escalada libre había superado el 5.10.

Extractos del libro de Steve Roper. Campo 4. Recuerdos de un escalador de Yosemite. Ediciones Desnivel,Madrid, 2002.

Anuncios