Ricardo Cassin, el “Hombre Roca”

Nacido en Friuli (Italia) en 1909 y adoptado por Lecco, Ricardo Cassin está considerado como uno de los padres del alpinismo moderno y mundial.

Su vida atraviesa todo el siglo pasado, con una ejemplar capacidad de superar los obstáculos y fe en el futuro. En los años 30 del siglo pasado Cassin resolvió los últimos grandes problemas del sexto grado en los Alpes: arista sureste de la Torre Trieste, pared norte de la Cima oeste de Lavaredo, pared nordeste del Piz Badile y espolón Walker en la pared norte de las Grandes Jorasses.

En la Posguerra ha guiado grandes expediciones extraeuropeas al Gasherbrum IV, Denali, Jirishanca o Lhotse. Realizó más de 2.500 escaladas, de las que más de 100 son primeras absolutas.

“Hombre Roca” lo llama Fosco Maraini en el prefacio de su biografía llamada: “Jefe de Cordada, mi vida de alpinista”. Ricardo fue un italiano audaz y pragmático, capaz de pasar por donde todos los demás desistían. Y “los demás” eran los mejores alpinistas del sexto grado de la época, como Emilio Comici en las áreas Dolomitas, o Giusto Gervasutti y Pierre Allain en el duro ambiente del Mont Blanc.

Al final el más decidido e imbatible en los extraplomos de la Oeste de Lavaredo y en el espolón helado de la Walker en las Grandes Jorasses, fue Ricardo Cassin, el herrero de Lecco llegado del boxeo, quien transformó la zona de la Grigna en el laboratorio del alpinismo extremo.

Con casi 90 años repite algunas de sus más famosas vías de escalada, incluso las de sexto grado. Muere finalmente en su
casa al pie de las montañas y acompañado de su esposa e hijos.

Anuncios