LA EXCURSIÓN DE KRAUS DEL 38

En marzo de 1938 Erwin Kraus en compañía del señor Lampl y el capitán Klaus se encamina a la Sierra Nevada del Cocuy. Otros tiempos eran, y el arribo al poblado de El Cocuy tardaba 3 días, uno en automóvi I y dos en bestia.

El primer día desde Capital a Soatá “atravesando el páramo solitario de Cuantiva, cuya melancolía realza el murmullo lejano del Susacón.” El segundo día se encaminaron para La Ubita, “por el valle del río Chicamocha, entre el sauce largo, «salis humboldis», los platanales y cañaduzales de las vegas de las quebradas y los cactus gigantescos y pequeñas palmeras que puntúan la aridez general del paisaje”, y tras cruzar “el punto más bajo del camino, el puente Próspero Pinzón, a los 1.460 metros de altura, empezaron a ascender por cuestas rojas desgarradas por las lluvias” hasta arribar finalmente en el poblado de Boavita.

Y el tercer día se encaminan hacía El Cocuy a través del Páramo de El Escobal por el Alto del Cañutal:

“volvió la tristeza de los páramos; lívidos musgos tejían bordados de infinita delicadeza entre las ramas secas de los árboles; aquí y allá asomaba su cabeza, entre el espartillo, un frailejón anciano.

Habíamos llegado al alto del Cañutal. Croar continuo de ranas. Enormes piedras sueltas en la senda, casi intransitable, y Pacho: «Verdá, no ta muy güeno el caminito, patrón; pero ah caminito pa ponerse jeo en invierno…».

Fragmentos del artículo de Erwin Kraus titulado “Excursión al Cocuy” publicado en la Revista PAN en 1938.

Anuncios