La tragedia de los bienes comunes en Suesca

Todos los recursos naturales utilizados bajo telón de fondo como atractivo turístico, caen inevitablemente en la tragedia de los bienes comunes; esta alegoría a lo difícil de llegar a la sostenibilidad de los recursos naturales utilizados por muchos pero cuidados por pocos, es reflejada en las Rocas de Suesca.

Para escaladores, turistas, agencias operadoras de turismo de aventura, suescunos, y otros más, las rocas han sido no sólo el escenario deportivo y ecológico que digna de ser sino además, el eje del desarrollo del turismo de aventura en el municipio de Suesca.

Esto implica, que es el punto más vulnerable y con mayor tendencia a su sobrexplotación, principalmente porque: son muchos los usuarios, poco el acato a las restricciones, nulos los mecanismos de control y vigilancias y baja la participación en las organizaciones que empiezan a agremiar a cada sector.

Pareciera entonces inevitable reproducir dicha alegoría, y sólo contemos con alternativas como disfrazar a este tipo de turismo con “ecoturismo” para alivianar la causa.

Necesitamos un Plan de Manejo Ambiental para las Rocas de Suesca urgente; no caigamos en el error del simple recuerdo cuando hablemos de las “Rocas de las Aves,” cuando era posible recibir especies migratorias que pernoctaban en majestuoso hotel, cuando fue posible ver zorro y asustarse con las bandadas de murciélagos hoy inexistentes; cuando se escalaba, caminaba o acampaba, contemplando un lugar único con la imponencia de la roca, que fue el lienzo de una historia ancestral que hemos obviado recuperar y comprender. Hagamos parte del cambio que queremos ver en las rocas de Suesca.

Por Daniel Calderón

Anuncios