Los “8 amaneceres” del Ritacuba Blanco.

En la pasada temporada cocuyana una furete cordada proveniente de España y Venezuela realizó una incursión a la Laguna del Avellanal con miras a realizar la apertura de una gran vía en la pared oriental del Ritacuba Blanco.

El equipo conformado por los españoles Edu Marín, Daniel Moreno y el venezolano Marco Jubes arribó al Cocuy tras una aclimatación previa en las montañas venezolanas donde consiguieron la primer repetición de la vía “Desheredados del Plástico” (180 m, 8a).

Una vez en el Campo Base en la Laguna del Avellanal el equipo entró a la pared por los primeros largos de la vía “Tierra de Cóndores”(800m, 7a+) y ya en la gran repisa que atraviesa la pared realizaron un largo traverso a pie hasta situarse debajo de la gran Bóveda de la cara este de la Montaña. Desde allí se internarían en terreno virgen.

El equipo adoptó una estrategia de: campo de altura en la gran repisa y desde allí escalaban, abrían largos, fijaban las cuerdas, petateaban el material y al final de la tarde descendían de nuevo hasta el campamento en la base de la pared. Todas las mañanas debieron jumarear hasta el punto más alto alcanzado el día anterior.

El resultado es una vía sin cumbre llamada “8 amaneceres”, por los 8 días de pared que les llevó el ascenso, tiene 7 largos nuevos en aproximadamente 350 m de escalada y alcanza dificultades de hasta 7b A3. Posee 5 estaciones montadas con bolts (faltan las 2 últimas antes de empalmar con Tierra de Cóndores), parabolts en las secciones de placa y de artificial, aunque atención que son sólo spits los del largo clave (L5).

Infortunadamente para el equipo aperturista y para la escalada colombiana esta nueva vía quedó inconclusa al abandonar la Sierra y dejarla como proyecto pendiente de liberación. Por ahora nos dejan un itinerario irresuelto que ojalá ostente pronto la liberación por parte del mismo equipo hispanovenezolano, o mejor aún de una fuerte cordada nacional.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios