Como buscarse una aventura en los Alpes

El alpinismo alrededor de Chamonix se caracteriza por la comodidad: accesos rápidos por teleférico, telesillas, o tren, refugios de montaña perfectamente equipados para dormir bien y poder estar al pie de las vías a temprana hora de la mañana, equipos de rescate con helicóptero en caso de que las cosas salgan mal o la posibilidad de contratar guías certificados que llevan a los clientes hasta la cima.

Entonces bajo este riesgo controlado, ¿Cómo puede uno aún buscarse una aventura?

1. No respetar el plan establecido

Los libros guía dan una idea bastante acertada sobre la aproximación, el desnivel de la ruta, las dificultades e incluso un tiempo aproximado para realizar la vía, así que es fácil planificar las jornadas. Cuando decidimos continuar en la aguja Chardonnet a pesar del retraso que llevábamos, Marcos sentenció: “de aquí en adelante todo será una aventura”, y lo fue. Llegamos tarde a la cumbre y no encontramos el descenso normal, así que resultamos improvisando rápeles en la noche y regresando al refugio bajo un frío intenso y con congelaciones en los pies.

2. Perder el último teleférico

La mayoría de las rutas se pueden realizar en el día, descendiendo a Chamonix en el último teleférico. Sin embargo calcular mal el tiempo puede implicar perder la última cabina (entre 4 y 5 p.m.) y tener que dormir en las instalaciones del teleférico como nos pasó en Grands Montets y en Aguille du Midi, lo cual no es permitido pero si tolerado (con Manuel y con Felipe además nos vimos forzados a hacer una travesía por encima del techo nevado de la construcción para poder acceder a la puerta de ingreso, lo cual si debe estar muy prohibido).

3. No usar esquíes

Muchas aproximaciones se pueden realizar en esquíes desde las estaciones del teleférico, y los descensos hasta las mismas calles del pueblo transcurren en un par de horas esquiando. Cuando nosotros optamos por estrenarnos en el uso de raquetas de nieve para llegar al refugio ( Marcos aunque vive en Europa prefiere no esquiar y Felipe no sabe hacerlo aún), tardamos dos a tres veces el tiempo habitual y resultamos !cruzando grietas y bajando pendientes de hielo desnudo en raquetas!

Llegar tarde al refugio

Los refugios de montaña permiten dormir cómodamente y tener disponible desayuno y comida caliente. Pero para disfrutar de estos beneficios hay reservar con anterioridad vía telefónica y llegar temprano. Con Manuel soportamos regaños de los guardas franceses en Argentierey Cosmiques al no reservar, llegar tarde a comer y haber tomado mucho tiempo en la aproximación (los guardas además de mantener en orden las instalaciones, se ocupan de la cocina y están pendientes de los montañistas durante sus ascensos).

5. No seguir la guía

Los Alpes han sido ampliamente explorados y todas las líneas imaginables han sido abiertasy documentadas. Esta información se puede consultar por internet, en diferentes guías publicadas o en la Oficina de Alta Montaña en Chamonix. ¿Como perderse? Fácil, llevando un libro en un idioma incomprensible (para Manuel y para mi fue el italiano) por lo cual desviamos el camino y terminamos escalando por una descompuesta canaleta mixta durante nuestro primer día en los Alpes.

Sin embargo y a pesar de estos inconvenientes disfrutamos de días primaverales escalando aristas (entre las agujas Midi y Plan), canaletas (goulotte Cheré al Mont Blanc du Tacul y Frendo/Rava-nel a la Pointe Carrée), corredores (Chevalier a la Petite Verte), paredes de roca (Rebuffat a Aiguille du Midi), agujas heladas (Esca-rra a la aguja Chardonnet) y en escuelas (Les Gaillands, Le Saléve). Pero sobre todo, compartiendo momentos especiales con mis amigos Manuel Pardo, Marcos González y Felipe Caro.

Julio Bermúdez M.

Chamonix

Anuncios