Guía de Montaña Mujer

Ser montañista/guía de montaña, escaladora, son muchos nombres que le ponemos al hecho de disfrutar de un gusto innato y de muchos años de dedicación por lo que nos apasiona. Soy una ecuatoriana que practica actividades de Montaña desde que tengo 14 años, he vivido la mayor parte de mi vida allá arriba, en los paramos, en el hielo, disfruto de eso, de esa soledad que a su vez es un mar de sensaciones indescriptibles.

Comencé a guiar cuando tenia 22 años, clientes por aquí por allá, con cierta desconfianza a veces, pues es raro que una “chica” te lleve a una cumbre de alta montaña (guiándote). Entré a la escuela de guías de montaña del ecuador –ASEGUIM-, me gradué después de algunos años de estar saliendo y ganando experiencia en las montañas andinas.

Soy la primera mujer guía de alta montaña del Ecuador, graduada por al ASEGUIM. He tenido la oportunidad de guiar en varios lugares, conociendo mucha gente muy linda que disfruta de la misma pasión, esas personas que marcan muchas veces tu vida,
son amigos, compañeros de momentos irrepetibles, sensaciones distintas, etc..

Sin pensar, pasaron los años y llegó el momento esperado, ir a la UIAGM. Me presente al curso en Bolivia, fue una de las experiencias mas fuertes de mi vida, no solo físicamente hablando, si no también de pensar y re pensar sobre la labor que estaba cumpliendo allá, la situación no es la mas favorable para las chicas en este tipo de cosas, no digo que sea ni más ni menos, simplemente es distinto. El compartir 3 meses de curso intenso con situaciones difíciles, expuestas, condiciones extremas, rodeada de 20 personas (en este caso todos hombres, menos yo), pues es un poco complejo, juegan muchas cosas en esos momentos.

Disfruté, aprendí, valoré mucho quien soy y qué me gusta hacer, muy aparte de las cosas que uno haga, lo que importa es quiénes somos y cómo nos relacionamos con el resto, después de tantos años en la montaña he aprendido que no  estamos solos y que no hay nada mejor que una escalada con amigos/compañeros de vida, de experiencias, sin importar que tan lejos te vayas.

Ahora soy una de las pocas mujeres latinoamericanas en el proceso UIAGM (para sacar la licencia internacional de guía de alta
montaña),  y extiendo mi invitación a las mujeres apasionadas por el mundo de la Montaña a que se integren en los procesos de certificación  de guías, es una experiencia única e irrepetible.

Por: Juliana García

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios