Yosemite. Entre montañas de roca.

Estuvimos en el valle de Yosemite desde Mayo 23 a Julio 15, siendo esta la época más caliente para escalar. A pesar del verano es impresionante estar en un lugar así con toda esa energía que motiva para escalar hasta que se acabe el mundo.

Acoplándonos al orden del lugar, empezamos a comprender lo grandes que son estas paredes, a informarnos, a leer guías y a entender el equipo especializado para los multilargos en las grandes paredes.

Iniciamos probando algunas deportivas y fisuras fáciles y a darnos cuenta del estilo de escalada del lugar y a los niveles de dificultad, sobre todo en grieta. Decidimos escalar rutas muy recomendadas como la famosa Nutcracker, (5.8 de 5 largos). Adaptarnos al clima también fue necesario, por lo que decidimos hacer esta ruta intencionalmente en las horas que el sol le pegaba a la pared. Llevamos un litro de agua para los dos pero no fue suficiente, ya que hay que tener en cuenta que después de la cumbre siguen descensos largos y técnicos.

Escalamos el Central Pillar of Frenzy, 5 largos de 5.9 en la zona de Middle cathedral. Exigente 5 estrellas, muy recomendada con todos los empotres, de manos, dedos, palmas, doble mano, puño y offwith. También multilargos como Commitment 5.9 y Munginella 5.8 son hermosas rutas. En estas mi cordada Lina Novoa practicó para montar las rutas y afinar la técnica. Esto es clave en la cordada, repartir el trabajo entre los dos, lo que hace más efectivo el manejo de equipo y el movimiento en la roca.

En el Frenzy presenciamos lo organizado que está el parque en términos de seguridad. Vimos desde el 4to y 5to largo, todo el rescate de una cordada japonesa que estaba escalando Zodiac, un big Wall en la cara oeste del Capitán. Pudimos ver el helicóptero en acción, donde primero ubican a la víctima y analizan la situación, luego regresan a tierra para organizar la logística. Cuando el helicóptero estaba regresando para ejecutar el rescate, era tan inmensa la pared que el aparato se perdía en ella y solo escuchábamos el ruido pero no podíamos verlo.

Con el tiempo se va adquiriendo destreza, fuerza y potencia. Avanzamos escalando grietas de un solo largo para exigirnos al máximo. Logré encadenar Crack a Go Go en la zona de cookie Cliff 5.11c on sight equipando. Probamos Separate reality 5.12a, Cookie monster 5.12a, Outer limits 5.10b, Catchy 5.10d, Twinkie 5.10c, Hard 5.11b en la zona de Cookie Cliff, Gold dust 5.10d en zona de Chapel, Moby Dick 5.10 en la base del Capitán y muchas otras.

Para continuar con el fortalecimiento de resistencia y potencia también hicimos bastante deportiva donde pude encadenar Meldown 5.12c, Shaft of penetrador 5.12a, Berlin Wall 5.12b, Drive by shooting 5.12a, New wave 5.11d en la zona de Chapel, Dirty dancing 5.12b y Jihad 5.11c en Mammot en Big Springs área. También probamos rutas 5 estrellas como Satchered craker, los dos primeros largos de grietas hermosas como La Salathé, La cosita right y La cosita left, en la base del Capitán.

Con mucha continuidad y dedicación, logré encadenar un 5.13. Tal vez muy pocos colombianos en Yosemite se han podido llevar este nivel pero costó ir varias veces, entender un paso dinámico de lance desde una presa muy pequeña haciéndole honor a su nombre: Keep your muscle and lose your fat 5.13b en la zona Knoby Wall.

En días de descanso o de mucho calor hicimos Boulder. Son muchísimas líneas de boluder, todas muy exigentes. Probamos el Midnight lighting V8, famoso boluder del rayito en el camp 4, Triller Bachar crack, King boluder, entre muchos otros.

Una buena opción para escapar del calor es visitar Mammmoth Lakes, donde el clima es más frío y se puede hacer trekking, montar en bici y buena escalada. Allí coronamos el pico Cristal crack en un día bastante movido: 21 km en bici, 5 km a pie y luego escalar 5.5 en solo. Una de las experiencias más bonitas. También visitamos San Francisco, a 3 horas del parque vale la pena pasar un par de días.

Allí escalamos en uno de los muchos muros que tienen. La cultura, el orden, el respeto y la tolerancia son inigualables. Unas palabras no bastan para describir lo que es Yo-semite, se debe estar allí bajo estas imponentes montañas de roca y escalarlas para entenderlas y enamorarse más de la escalada.

Miguel Ángel García 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios