El Salón de la Justicia. Escalada en Macheta Cundinamarca.

Cuando Revista La Piola me invita a escribir un artículo del Salón de la Justicia me pregunté qué sería lo mejor para contar de este lugar. Bien, empecemos desde el principio.

En el 2011 estábamos escalando er Macheta Viejo. Un día con mi hermano Germán, le dije que siguiéramos por la carretera para mirar el farallón y más o menos a dos kilómetros después vimos unas rocas en lo alto del mismo. Ese día nos quedamos apreciándolas desde la carretera y soñando.

Yo en ese entonces había abierto unas pocas vías y reprotegido otras, sin embargo, sentía que quería dejar un legado como escalador. En agosto de 2011 llamé a Fernando González-Rubio y le dije que le hiciéramos el “approach” a las rocas. Nos acompañaron también Leyla Cárdenas, Santiago Contreras y María Mónica Rodríguez.

Ese día nos demoramos como una hora larga en llegar a la base de las rocas, nos subimos por una escarpada bastante empinada, pero cuando llegamos a la base de la pared quedamos boquiabiertos con lo que encontramos.

Al siguiente fin de semana fuimos Fercho, Hernán Wilke, Ricardo Cancelado, Rafael Naranjo, Juan Franco y yo. Nos subimos con taladros, cuerdas, chapas, martillos, etc. Cuando fuimos a poner el primer bolt para fijar las cuerdas y llegar a la base de la pared, nos dimos cuenta que habíamos traído todo menos “bolts”; se nos habían quedado en el carro Juan Carlos se ofreció a bajar por estos, y claro! cuando volvió ya no pudo escalar del cansancio, pero salvó la apertura del día! En Semana Santa del 2012 volvimos, esa vez se nos unió Elkin de Castro y Mateo Mazzieri, Mónica Bernal y Lina López.

Desde ese día continuamos yendo todos los fines de semana a abrir durante dos años y medio. En ese tiempo se unieron otros aperturistas como Mateo Cárdenas, Agni Morales, Rodrigo Arias, Daniel Mora, Oscar Villamizar, Santiago Contreras, Rafael Ávila, Toño Henao,Jorge Mancera y Diego Cortez. Creo que fueron unos años de aprendizaje, hermandad y sobre todo trabajo en equipo. En este momento hay 57 vías abiertas, existe una guía de escalada, que la diseñé dando algunos concejos para escalar en el lugar y el equipo necesario para escalar cada vía.

Quiero agradecer a Mono Dedo y a la Fundación Fernando González Rubio por todo el apoyo que nos dieron aportando chapas, martillo, cuerda y conocimiento. A Thanatos Holds por haber aportado una camilla y guayas.

PERO QUÉ HACE ESTE LUGAR ESPECIAL Y DIFERENTE A OTROS PARQUES DE ESCALADA EN COLOMBIA?
Primero, que es una escalada de aventura, ya que para llegar al lugar hay que ganar 340 mts de desnivel, lo que proporciona un “hueco” de 340 mts en los pies cuando se empieza a escalar. Otra cosa es que han salido varias vías de 40 mts de largo o más, lo que obliga a tener cuer-
da de mínimo 70-80 mts.

El grado recomendable para que un escalador se desempeñe en el Salón debe ser de por lo menos 5.11d en placa y 5.10d en fisura. Es recomendable que el escalador tenga experiencia usando stoppers, cams, a veces hooks y ser consiente de las dificultades de
un rescate.

La roca es muy descompuesta en algunos tramos, así que hay que escalar sabiendo uno de qué se agarra (de ahí que en el Salón haya salido el dicho de la “Escalada Madura”, queriendo decir que para escalar aquí hay que saber escalar con una buena experiencia previa).

DE ANÉCDOTAS QUE SERÁN RECORDADAS POR MÍ:

Estaba escalando en artificial y en libre poniendo piezas muy precarias hasta que ya había dejado a cinco metros el último bolt. Puse dos hooks en unas rocas como pegadas a la pared, me paré y puse el cam #4 precario. Ahí comencé a taladrar y puse un bolt. Cuando terminé de colocarlo, yo estaba muy enredado con todas las cintas y el rack, así que decidí chapar el daisy en el bolt. Cuando hice esto, no pasó ni un segundo y la piedra donde estaban los dos hooks se soltó…..quedé colgando de daisy al bolt. Yo quedé pálido en medio del aire. Y grité Hernaaaaaan… ufff….y ahora qué hago? Y Hernán me dice muy tranquilo: pues sigue!!!!

Kryptonita es una arista impresionante y decidimos abrirla de arriba para abajo ya que teníamos la estación del Vuelo de las Águilas, pero encontramos que donde queríamos poner uno de los bolts que protegería una caída mortal la piedra estaba hueca. Mucho pensamos dónde se debería colocar pero decidimos traer a Fercho para que nos “asesorara”.

Al siguiente fin de semana le explicamos nuestro “problema” y él en un santiamén dijo “pues póngalo más a la izquierda debajo del techo” y claro! estaba en lo cierto, la experiencia no se improvisa. Con esta anécdota quiero expresar que el Salón se abrió con hermandad y con respeto. Ha sido una época donde la roca nos ha enseñado y nos ha hecho madurar como escaladores.

Bueno así me despido y espero que los escaladores que leguen se diviertan y respeten los acuerdos que hemos hecho con la comunidad y la naturaleza.

 

MUY IMPORTANTE
Estas rocas son propiedad privada y hay que pagar el ingreso de $2.000 por persona a los dueños (María del Carmen u Orlando). Esto es obligatorio, así que por favor pagar antes de ir a escalar. También en la tienda de Anita e Inés, donde uno deja los carros, generalmente
se reconocen $4000 por el parqueadero.

¿QUÉ LLEVAR?

Un rack completo con microfriends-hasta el #4 Cam (dependiendo la vía hay que llevar piezas repetidas), stoppers, 26 cintas, cuerda de 70mts o más larga, linterna, buen calzado, bastones, 2 litros de agua, comida y un buen par de cojones!

 

Juan Gabriel Soler

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios