HUECO TANKS, LO MEJOR DE LO MEJOR EN BOULDER

“Welcome to Hueco Tanks” fue lo primero que vimos cuando llegamos a nuestro destino, después de 16 horas de vuelo y 2 conexiones, 5 horas manejando desde Albuquerque, NM, hasta El Paso, TX, completando cerca de 24 horas de viaje.

Cuando uno planea un viaje tiene muchas expectativas, sueña y desea; pero nada se compara con los sentimientos que surgen cuando el sueño se vuelve realidad. Poder ver un nuevo paisaje, sentir nuevas texturas, ver formas distintas, oler el desierto, disfrutar de más de 30 atardeceres distintos y observar en una estrella los colores del arcoíris a causa de un efecto atmosférico, esto es vivir cada instante.

Logramos nuestros objetivos. Estuvimos en uno de los mejores parques del mundo en la modalidad Boulder; conocimos personas y creamos vínculos nuevos; escalamos en desplomes de 45º y techos de hasta 30 movimientos, cogimos huecos hechos a todas las medidas y como nunca, cuerpo y mente se prepararon para condiciones extremas, donde cada día era el último de cada Boulder, donde cada instante era único porque probablemente no se repetiría.

Unos dirán que contamos suerte, otros que fuimos bendecidos y otros simplemente que era nuestro destino. Sea cual sea la explicación, a pesar de que viajamos preparados para vivir dificultades, no tuvimos que acampar con temperaturas negativas en las noches y heladas mañanas. Conseguimos la mejor opción en un tiempo reducido y al mejor precio posible, “La Hacienda”, nos hospedó en camarotes, con baños y cocina bien dotada.

A pesar de no haber tenido reservas para todos los días, contamos con la amistad y amabilidad de otros escaladores y funcionarios del Parque Estatal y no nos faltó ni un día de escalada, escalamos hasta no poder.

Una picadura de abeja en un dedo de Juan Diego pudo ser el fin de su escalada, la soltura de 4 días de Camilo pudo diezmarlo por varias semanas, la epicondilitis en el codo de Sergio y una tronchadura en el pie de Juan David, no fueron impedimentos para seguir adelante y escalar a muerte, como si no hubiera un mañana.

Más allá de lograr encadenar búlders clásicos del parque como Daily Dick Dose (V7), Full Service (V10), Free Willy (V10/11), Choir Boys (V9), y los cerca de 150 búlders que entre todos probamos; más allá de cumplir con nuestras expectativas y quedar increíblemente motivados; más allá de darnos cuenta que muchas veces las limitaciones están en la mente y que por lo tanto son superables.

Más allá del resultado, logramos crear lazos de amistad que nos mantuvieron en pie; lazos que nos llevaron a dejar de pensar en el resultado individual y pensar en resultados colectivos; lazos que, nos hicieron cooperar para disfrutar cada instante respetando las diferencias; lazos que, mirando en retrospectiva, nos hacen sentir satisfacción de haber logrado nuestros fines, pero aún más, haber vivido innumerables procesos de aprendizaje, que de no ser por la compañía, nunca hubieran sido lo mismo.

El viaje a Hueco Tanks fue increíble. Conocimos personas de todo el mundo, vivimos un sin fin de experiencias, escalamos
en un mes lo que hubiéramos escalado en un año, fuimos partícipes de un torneo en roca natural con una logística inigualable pero, por encima de todo, la satisfacción y felicidad de poder contar una historia con estos resultados se dio por el apoyo que nos dieron nuestros padres, hermanos, novias y amigos, el apoyo que nos dieron nuestros patrocinadores Zona de Bloque y Andes Colombianos y, ante todo, el soporte inquebrantable que surge de una amistad verdadera en un viaje extremo.

Lo más importante para alcanzar los sueños es plantearse una meta, salir del área de confort, respirar profundo y armar maleta para romper esos límites que sólo están en la cabeza.

CAMILO ROMERO.
GravityTeamCol

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios