Las Catredrales de Frey

Sin lugar a dudas, de todos los parques que la vida me ha otorgado conocer, Frey es uno de los principales en mi memoria. Grande fue mi alegría al regresar después de 3 lustros y encontrar la belleza natural de siempre en armonía con el vertiginoso desarrollo de nuestro deporte a nivel mundial.

Enclavado en medio de las montañas aledañas al Cerro Catedral y a orillas de la Laguna Toncek, el refugio Emilio Frey goza de una vista espectacular: decenas de estilizadas agujas graníticas, algunas de varios cientos de metros de altura, con infinidad de vías que harán de cualquier amante de la vertical un niño en un parque de diversiones.

 

Aunque Frey siempre ha sido considerada una escuela, es claro que se trata de una muy exigente, donde las consecuencias de un error pueden ser serias. Por ello, bien lo dice Rolo Garibotti, uno de sus principales aperturistas y autor de la guía de Escalada de Frey y Cerro Catedral: “Cualquier ascensión debe ser planeada inteligentemente, estudiando el itinerario, planeando una vía de escape, pensando de antemano en planes alternativos y en los pasos a seguir en caso de emergencia.

Para aquellos que visiten la zona por vez primera es recomendable empezar con calma, familiarizándose  paulatinamente”. La nueva guía incluye, además de toda la información logística y técnica, una variedad de detalles históricos, ya que fue allí donde se gestó gran parte de la evolución de la escalada en roca de Argentina.

En total la zona tiene más de 30 agujas, de entre 20 y 250 metros, con más de 400 vías que comprenden 1500 largos con dificultades entre III y 5.13. Sin lugar a dudas, unos días de escalada en Las Catedrales dejarán un recuerdo imborrable en cualquier escalador que las visite. Además, las posibilidades de caminatas por la zona son muchas, uniendo varios refugios del Club Andino Bariloche.

Cómo llegar: desde Bariloche hay buses cada 20 minutos a Villa Catedral. Desde allí son unas 4 horas de  aproximación por un sendero bien marcado que, ascendiendo unos 600 metros de desnivel, conduce hasta el Refugio Emilio Frey y continúa hacia el Refugio Jakob.

Qué llevar: El Refugio ofrece hospedaje y comidas (aprox. $15 usd para la media pensión) y también hay la posibilidad de acampar en las zonas establecidas
para ello y usar las instalaciones de cocina por $ 8 usd diarios. El baño es de uso público y el agua es potable. Para la escalada es necesario un rack completo (”suescuno”), cuerda de 60 metros, casco, etc.

Por: Hernán Wilke

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios