¡Conjugando el verbo Escalar! Yo escalo, Tú escalas, ELLOS nos prohíben

¿Qué acciones o procesos pueden generar riesgo de cierre de zonas de escalada? ¿Regulaciones impuestas sin  consenso que vulneren el acceso a parques? ¿Que factores de conflicto tiene la escalada en roca en Colombia que puedan afectar nuestra actividad?

Sin ir muy lejos la minería en Suesca o Sutatausa. Desarrollos urbanos y reclamación de la propiedad privada como en el Abra, Motavita o Machetá. Regulación y prohibición de actividades en zonas de Parques Nacionales.

Pero cúal de estos factores han incidido directamente en disuadir o prohibir la escalada en Colombia, al hacer una lectura de percepción, mucho ruido ¿y? Se sigue escalando sin notar presiones externas.

Si lo anterior no ha generado cierres o prohibiciones, ¿hay realmente un factor de riesgo que prohíba la escalada en Colombia? Un poco de historia para contextualizar: en el año 1998 la administración del parque arqueológico Piedras del Tunjo, vedó la escalada, por la afectación en arte rupestre que algunos escaladores hicieron sobre zonas emblemáticas. A finales de la década de los 90´s, problemas entre escaladores y uno de los propietarios del farallón de Suesca, generó el cierre de la zona central de las rocas.

Chivo Negro en Bojacá, cierre a bloqueros por afectar pictogramas; recientemente la administración del PNN Cocuy cerró la zona interna del parque  a cualquier actividad, por mala gestión turística. Propietarios de fincas en Sutatausa han cercado, y soltado perros alrededor de bloques de roca, con la directa acción de prohibir la entrada de escaladores.

Aún la lista de zonas afectadas por prohibiciones es corta pero ya sabemos que se esta restringiendo la escalada en
zonas puntuales por un único factor: ¡Nosotros los escaladores! La actitud y acciones de algunos que no han sabido
conciliar o entender el derecho a la propiedad privada, escalar o poner bolts sobre arte rupestre, no diferenciar
entre actividad lúdica, turismo comercial en la roca, la falta de dialogo entre escaladores y comunidades locales, y más cosas que se deben analizar con más recursos para generar acciones y resultados a nuestro favor.

El mayor riesgo de la práctica de la escalda en Colombia es endógeno: SOMOS LOS ESCALADORES se han iniciado varios frentes  de debate y construcción, si bien los problemas generados son puntuales en zonas especificas, el denominador común es que sin importar que sea un escalador de X lugar en una zona Y, todos por acciones u omisiones seremos afectados.

La primera línea de defensa es la unidad y la organización hacia objetivos puntales, como recuperar el acceso al valle de los Halcones, el ingreso a ciertas zonas del PNN el Cocuy, mejorar la gestión del farallón de Suesca, regular la escalda en
Payandé y otros problemas a niveles locales que requieren pronta vigilancia. Un llamado de atención a mirar más allá de
las rutas, organizarnos como comunidad con objetivos en común y mostrarnos organizados para garantizar la practica
de la escalda en Colombia por muchas décadas y en más zonas del país.

Julián Osorio
Escalador/ Historiador/ Magister en Patrimonio Histórico y Natural/ Especialista en Turismo Sostenible/ Candidato a Doctor en Patrimonio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios