Los glaciares del olvido

El glaciar como masa de hielo en movimiento acumula y pierde, consecuencia de la dependencia de las condiciones atmosféricas. Tiene un carácter dinámico: sus componentes y funcionamiento cambian con el tiempo. Entre 1850 y 1980 el país ha perdido el 84% de sus glaciares: pasó de tener 17 grandes áreas cubiertas con nieve a solo 6. En los últimos  30 años se ha perdido el 57% de los glaciares.

Los glaciares son modificadores de la forma de las montañas debido al avance y el retroceso, cuando el glaciar va dejando atrás morrenas, valles y lagunas que se convierten en espacios aptos para el arribo de comunidades de plantas y animales. Los cuerpos de agua captan el recurso hídrico, lo retienen y lo depositan en quebradas de las que se sirve la población local.

Los glaciares modifican las condiciones atmosféricas locales: enfrían las masas de aire y aumentan la humedad relativa, favoreciendo la precipitación. El aire circula por los valles en sentido valle-montaña durante el día y montaña-valle durante la noche, generando condiciones ambientales específicas para las distintas especies
que habitan los páramos y bosques.

Los glaciares aportan agua por la fusión glaciar, regulan las corrientes, y surten agua a los ecosistemas aledaños contribuyendo a mantener cuerpos y cursos de agua claves en la ecología de ciertas especies. También ayudan a mantener las condiciones de temperatura del páramo, produciendo las características ambientales necesarias para promover la diversidad “paramera”.

Los glaciares son indicadores  del cambio climático, son depósitos de aire y partículas que como el polen permiten analizar el cambio. La rapidez con que responden a los cambios de temperatura y precipitación, hacen de ellos indicadores de cambios atmosféricos. Los glaciares son elementos de identidad, de importancia cultural y son variadas las percepciones de los diferentes grupos humanos.

La Sierra Nevada (SN) de Güicán, El Cocuy y Chita, única sobre la Cordillera Oriental y cresta máxima de la misma, constituye la masa glaciar más extensa del país, símbolo de la región El Cocuy-Sarare. Durante la Edad Media (1.600) y hasta comienzos de nuestra vida republicana (1.850) hubo un descenso generalizado de la temperatura del planeta: el glaciar alcanza los 4.300 msnm, y prospera un proceso de acumulación.

Desde ese entonces se ha venido perdiendo masa debido al aumento de la temperatura probablemente relacionada con procesos naturales, y exacerbado por el aumento del CO2 atmosférico de la era industrial (1.770). En un periodo de cerca de 130 años la SN ha perdido 4 veces el área glaciar y 14 veces el volumen de agua congelada.

Retrocede en promedio en las lenguas glaciares 24 metros por año en superficie y en los últimos 150 años la isoterma
de 0º C se desplazó 5 metros de forma vertical. Para el periodo 1962-2010, 48 años, se ha perdido un área de 37 km2, a razón de 0,77 km 2/año.

Roberto Ariano L de N., Guardaparque,
PNN El Cocuy.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios