EL SUR ENTRE LAS NUBES, escalada en CHINA

Screenshot_3La imagen del todopoderoso Dani Andrada encordado con Chris Sharma, escalando multi-largos en una cueva remota en la China rural me sedujo por completo. Para entonces nunca imaginé vivir en este país, pero por azares de la vida en julio de 2015 me mudé a Beijing, la capital de China.

No me sorprendería si se encuentra  evidencia arqueológica que sugiera que la escalada
en China tenga más de 5 mil años. Pero este deporte –como la conocemos nosotros- se comenzó a desarrollar aquí a finales de los 80’s y principios de los 90’s, haciendo de
él algo muy nuevo en el país.

Los chinos tienen una peculiar forma de acercarse a la escalada. Creo yo que uno de los artículos de escalada más vendidos en el país son los “Clipping Sticks”. Los escaladores chinos aborrecen el vuelo, por lo que usan estos palos para ir progresando chapa por chapa hasta llegar a la estación, montan un ‘yoyo’ y se dedican a probar cada paso de la ruta unas 3000 veces hasta que son capaces de escalar la vía en punta, con los ojos cerrados,  eliminando así la más mínima posibilidad de vuelo-.

Me ha llamado mucho la atención que en una sociedad tan machista como la china, en cordadas de mayoría masculina, he visto varias mujeres chinas escalando en punta, sin miedo al vuelo. Éramos un grupo de tres: una china, un belga y yo. Después de debatir sobre cual iba a ser el destino, optamos por escoger el lugar más nuevo para escalar en China: Shigu.

Este lugar se ubica en el suroccidente del país en la provincia de Yunnan que por su nombre significa: El sur entre las nubes. Una descripción perfecta de lo que nos encontraríamos. Este es sin duda uno de los lugares más diversos en los que he escalado en mi vida; tufas, slabs, techos, extraplomos, cuevas hacen que este lugar sea un auténtico paraíso de la escalada.

Como el lugar es tan nuevo –se comezó a desarrollar este año- hay alrededor de 100 rutas, todas de una muy buena calidad y un potencial para abrir inmenso. La dificultad de las vías varía entre 5.10b y 5.14c, con la mayor concentración de vías en el 5.12b. Los rastros de magnesio son inexistentes, haciendo de la escalada algo muy intuitivo, y por su novedad los algunos agarres aún se rompen.

Motivado por la belleza del lugar y con ganas de hacer una pequeña contribución abrí una vía llamada “Double Dragon” (5.11b). Después de 3 días de estar comiendo larvas de abeja –la especialidad local- todo el parche terminó con vómito y diarrea.

Haber tenido la posibilidad de escalar en este lugar me abrió los ojos a las infinitas posibilidades que la escalada ofrece cuando se trata de conocer un país, específicamente uno tan contrastante, difícil y diverso como es China.

Por: Nicolas Dueñas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios