El Gran Coloso Colombiano Nevado del Huila

Screenshot_1Tras tres intentos fallidos (marzo 1999, Enero 2014 y Febrero 2015), por fin logramos llegar
a las cumbres norte y central del Nevado del Huila. Pasaron más de 12 años para que algún
montañista pudiera dejar huellas en estas cumbres; esto debido al difícil acceso,al conflicto armado que se presenta en sus alrededores, al clima y a las condiciones volcánicas, ya que su cumbre norte tiene constantemente emisión de gases.

El ingreso se realizó por Tacueyó-Cauca, partiendo desde la Cabaña de la Laguna Paez, durante 3 días de aproximación pasamos por los campamentos de la Cabaña Verdum 2.800 msnm (abandonada y destruida) y el campamento Polaco 3.800 msnm, para llegar finalmente al campamento Colombiano a 4.700 msnm que utilizamos como Campo Base.

Una vez ubicados en el Campamento Colombiano descansamos 1 día, a su vez, aprovechado para ir hasta la base del glacial del Pico Norte y dejar marcado el camino con hitos de piedra. Partimos del campamento a las 4:00 a.m, 40 minutos de morrena y roca dieron paso al ascenso por un glaciar quebrado, con muchas grietas y seracs que requierieron mayor atención y exigencia física.

Llegamos a la Cumbre Norte -5280 msnm- a las 8:30 a.m. del 9 de Diciembre; con un cielo azul tan despejado que se pudo apreciar a lo lejos el Nevado del Tolima. Las lágrimas y el nudo en la garganta que me generaron la satisfacción de estar allí, no me dejaban festejar con mis amigos de cordada. Al fondo el Pico Central sería el siguiente reto.

Dos días despúes y utilizando parte del mismo recorrido por la roca hacia el glaciar del Pico
Norte, llegamos al gran plateau bajo el pico “La Cresta”, una vez allí atravesamos hacia
el sur por debajo de las fumarolas del volcán esquivando varias grietas y encarando una
pared de unos 50 grados de inclinación para lograr llegar a las rampas nevadas del Pico
Central que rodeamos por el flanco derecho evitando las evidentes fumarolas marcadas
con nieve amarilla producto del azufre emanado por el Volcán.

Por un corto tramo cercano a las fumarolas caminamos por morrena y rocas antes de ganar el glaciar de la antecumbre. Desde allí, la cumbre central está formada por una especie de dos conos quebrados que exigen especial cuidado al final. Tras 7 horas de trabajo contínuo, logramos la mejor vista del Nevado del Huila desde su cumbre máxima -5350 msnm-. Al fondo la Cumbre del Pico Norte donde habíamos estado hace 2 días, la alegría de todos era impresionante, ya no había cansancio, solo gritos y abrazos.

Luego de algunas fotos y panoramas, emprendimos el descenso extremando precauciones
sobre la nieve blanda. Al campamento base llegamos a las 3:30 p.m., exprimidos y reventados, sin ninguna reserva de energía pero con la felicidad de haber regresado sanos y salvos y con el objetivo cumplido.

El ultimo día, con nostalgia nos despedíamos del Nevado del Huila, pero al mismo tiempo con alegría de haber estado en esas dos cumbres. El descenso fue expedito y lo que subimos en tres días, lo recorrimos ligeros en tan solo 6 horas 42 minutos. Agradezco a los demás integrantes del proyecto Aníbal Pineda, Carlos Valero, Jorge Mancera y Nelson Calcetero. A mi familia que ha tenido tanta paciencia ya que he dejado en muchas ocasiones de compartir con ellos, por estar entrenando en las montañas para este tipo de proyectos y a la familia 14 OCHOMILES que me ha brindado un gran apoyo y ha creído en mis  capacidades para lograr los objetivos trazados en este proyecto.

Por: Julio Cardona (La Hormiga)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios