¡OH, QUIEN PODRÁ REPRESENTARNOS! La falta de institucionalidad en la escalada

Screenshot_1La escalada en Colombia se parece a la política, la afortunada diferencia es que los escaladores “aún” gozamos entre nosotros de una buena imagen y honestidad. El denominador que media entre ambas comparaciones es que tanto en el Estado como en
la escalada, la institucionalidad ha desaparecido por figuración individual o la falta de continuidad en los procesos organizativos.

Es así que no contamos con instituciones que nos representen o den respaldo ante problemas cotidianos o estructurales. Vivimos al filo de la buena fe y la palabra empeñada. ¿Y la Institucionalidad qué? Acaso debemos esperar a la disponibilidad y buena voluntad de los líderes locales de las zonas de escalada para seguir escalando, y ¿cuándo estas personas se cansen, se vayan a otra parte, o no quieran seguir prestando sus servicios como mediadores? ¿Quien podrá representarnos?

Y es aquí donde se siente la inmensa ausencia de una Federación, Ligas deportivas y clubes organizados que permitan que los  procesos, la sostenibilidad y la educación sean las herramientas de cambio y solución para los problemas de escalada en nuestro país.

La revista Desnivel en su editorial de octubre 2015 celebraba la incorporación de la escalada
como deporte olímpico en los juegos de Tokyo de 2020 ¡Bien por la escalada Deportiva!
Pero la editorial reflexionaba en el caso de España que siendo lo deportivo una pequeña fracción del universo roca y montaña, con sus problemas y retos, se diera más recursos en dinero e institucional a una parte pequeña de la comunidad de escaladores, descuidando
la educación en seguridad y formación, rescate y logística, negociación de accesos a predios y zonas de escalada.

El escenario en Colombia en vez de parecerse se torna macondiano, tenemos una magra Federación de Escalda Deportiva centrada solo en competición, pero ¿Cuándo se presente el cierre de zonas de escalada, nos dedicaremos todos a la escalada indoor? O si la  Federación de montaña vuelve a revivir, será que los componentes culturales, formativos y de negociación al libre acceso de zonas de roca y Parques Nacionales son menos
importantes que la de impulsar expediciones o propuestas deportivas?

La organización institucional en la Escalada no es solo celebrar grados, hacer válidas nacionales o ser testigos de expediciones, la escalada y la montaña son grandes conjuntos de componentes e intereses, que estamos descuidando y nos están avocando pronto a vivir una escalada sin contenido, sin respaldo, sin proyectos y sin rocas. Y ahora ¿Quien podrá representarnos?

Por: Julián Osorio

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios