AUSTRALIA Destino escalada

Screenshot_7Es absurdo pensar que en el mundo existe un búlder que tiene más de 60 movimientos.
Al pararme en frente, me imaginé allí montada. En mi mente realicé cada uno de los pasos, abrí los ojos, agarré una presa y llena de motivación traté de levantar mis pies, me sostuve
por lo menos dos segundos pero fue una batalla perdida.

The Wheel of Life (V16) está catalogado como uno de los bloques más fuertes del mundo,
integra varios problemas que van hasta el grado V11 y son contados los escaladores que lo han logrado encadenar. The Wheel of Life es sólo una pequeña muestra de la calidad de escalada que presenta el Parque Nacional de Grampians, ubicado en el estado de Victoria en el sudeste de Australia. Taipan Wall y The Gallery, son paredes que seguro dejan sin aliento a más de un fanático por su tono naranja con variedad de formas, agarres y texturas.

Grampians tiene un área extensa de más de mil kilómetros cuadrados y por sus tierras transitan un alto número de visitantes que buscan un contacto más cercano con la naturaleza y las actividades outdoor. El calor no fue un impedimento para disfrutar de la escalada, viajamos en diciembre época del verano austral. En Grampians nos enfocamos en el bloque, visitamos cinco zonas recomendadas: Andersens, Campground, Kindergarten, Loopeys y Hollow Mountain Cave.

Este último sector es el imperdible, es una cueva que se asemeja a un caparazón de tortuga. Su interior aloja variedad de problemas, en su mayoría grados que superan el V5. En una de
sus caras sobresalen las marcas de magnesio de The Wheel of Life, boulder que viaja por toda la cueva desde su base hasta el top. Su épico final se expone ante los ojos de quien lo quiera intentar.

Blue Mountains fue otro de los lugares que visitamos durante nuestra estadía en Australia, queda a unos 900km de Melbourne y esta ubicado en el estado de New South Wales. Nosotros resolvimos  recorrerlos en carro.  Al igual que Grampians, las “Montañas Azules”, traducido al español, es un Parque Nacional.

Uno de los más reconocidos en el país. Sus paredes de piedra están acompañadas de bosques que emanan tonos azules, lo que hace aún más mágica su apariencia. En este sitio nos hospedamos en Blackheath, que alberga a una comunidad representativa de escaladores australianos.

Son un grupo muy unido que trabaja en conjunto para desarrollar el deporte. A menudo se reúnen para la consecución de fondos; con este dinero construyen y mejoran los caminos, protegen y crean nuevas rutas, siembran, limpian las basuras y señalizan las zonas que suelen visitar los turistas. Admiré mucho ese trabajo, imaginé que en Colombia podríamos construir un proyecto parecido para mejorar el acceso a los sitios que a menudo
frecuentamos.

Ahí nos recibieron Vince y Helen Day, nuestros amigos y anfitriones del viaje. Una pareja que además de dirigir su propia Galería de Arte se dedica a escalar. No pudimos estar en mejores manos, la hospitalidad y carisma fue sinigual. El tipo de escalada en esta área
es muy variada: vías, bloques, largos, clásicas, etc. No nos alcanzaría un año entero para
probar la guía completa del lugar.

De mis vías favoritas y recomendadas:
• en Grose Valley, el multilargo Bunny Bucket, 270m, máx. grado 5.11a;
• en Wave Wall, Rubber Lover, 20m, 5.12a;
• en Shipley Upper, Hot Flyer, 27m, 5.11b.

En las montañas la piel sufre, la superficie de la roca es abrasiva y cualquier roce produce
un efecto de lija. De algunos pegues me traje orgullosas cicatrices, moretones y raspaduras. Cuando las veo me vienen a la mente los mejores recuerdos y pienso:
tengo que volver.

Por: Margarita Robles.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios